20111219201413-resized-contraportada.jpg

Todo ha empezado en la clase de 6º, decidimos publicar cuentos inventados por nosotros.

Después de unos días decidimos hacer un cuento entre todos con 22 capítulos e hicimos un sorteo y a Rosario Ucendo Delgado le tocó empezar el cuento. Desde entonces cada día a un niño le tocaba hacer un capítulo.

El cuento cuenta de que los niños no creían en La Navidad y Papá Noel decidió que un grupo de niños tenían que resolver 22 misterios para que todos creyeran en la Navidad y cada misterio que resolvían un niño más creía en la Navidad. El último misterio si lo resolvieran, todos los niños del mundo creerán en la Navidad.

Ha sido muy divertido ésto de de escribir el cuento porque a todos les encantan los cuentos de Navidad y el cuento que hicimos era muy divertido y muy misterioso. Lo que más me puso feliz era cuando me tocó hacer el capítulo 15 y me ilusionó mucho. Todos se pusieron muy felices al oír la noticia del cuento. Al que le tocaba hacer el capítulo, tenía que llevarse el portátil a su casa y traerlo al colegio guardado para enviárselo a la profesora para poder leerlo y corregirlo. Algunos no se podían conectar con la profesora y tenían que enviárselo por el pendrive. Cuando la profesora veía los capítulos que hicimos se puso muy feliz y la impresionaba mucho, algunas veces nos decía que lo hemos hecho muy bien y que sigamos así porque puede de que de mayores seamos unos artistas en escribir cuentos y que seremos famosos. El año pasado hicimos un cuento parecido a este pero se nos borró y no queríamos hacerlo de nuevo porque ya íbamos terminándolo y cuando nos dimos cuenta nos pusimos muy tristes pero ahora ha llegado el momento de hacer otro y esperamos que no nos pase lo mismo que el año pasado.

Yo creo que para mí el mejor regalo es que mi clase sea feliz y orgullosa de sí mismos para vivir una Navidad muy feliz. También la profesora nos dijo que hiciéramos un dibujo a cada capítulo para que el cuento quede mejor y que a los alumnos les guste mucho. Yo quiero que en la biblioteca haya una estantería con libros hechos por los alumnos. Cuando la profesora estaba sorteando seguro que toda la clase se puso muy nerviosa para a ver a quien le tocase hacer el capítulo que tocaba. Pasados unos días ¡por fin ha llegado hacer el último capítulo!. La profesora empezó a sortear y...

¡ No te lo puedes creer! Le tocó a María Jesús hacer el último capítulo, hasta que a Rosario se le ocurrió una idea y era quedar con María Jesús en esa misma tarde para que le pueda ayudar hacer el último capítulo ya que Rosario era la autora del primer capítulo. Quedaron en la biblioteca del pueblo y escribieron el final del cuento.

Al día siguiente fuimos al colegio y en la hora de lengua María Jesús empezó a leer el cuento y cuando terminó de leerlo todos aplaudimos porque lo hizo muy bien.

AUTORA: Beatriz Susana Retegan