20150204103302-tablas-de-daimiel.jpg

En las tablas de Daimiel a la derecha de donde estaba, había un río donde chapoteaban los patos, a la izquierda había unas finas hierbas, al centro había unos árboles, a mí me parecían encinas y también ví mas árboles, tenían los troncos muy anchos.

Yo me fijé bien en los árboles y ví  a unas ardillas muy juguetonas metidas en el agujero de un árbol. El río parecía trasparente, se podía ver a unas crías de patos con sus madres y familias.¡Si tú fueras te sentirías muy bien allí!

AUTOR: CARLOS MOLINA MOLINA