El semáforo está triste,

                           pues su cara  no cambia

                           de color.

                           Está roja como un tomate,

                          será porque en el fondo de su corazón      

                          siente un terrible dolor;

                          lo siente por las pobres

                          personas  que  esperan a que

                          su rostro se ponga de verde color.

 

                                Autora: Nadia Martínez Pedraza