20130109210835-resized-resized-salvandonavidadportada.jpg

          CAPITULO I                          

   Hace mucho tiempo en un pequeño pueblo cerca de una montaña nevada, los niños creían en la Navidad, en la ilusión de que Papa Noel les traería regalos a todos los niños, pero con el tiempo los niños han ido perdiendo esa ilusión.

                                    * * * * * * * * * * *

   Pero aún quedaba una esperanza en dos niños que sí creíanen la ilusión que traía la Navidad.

    Los dos niño se llamaban Laura que tenía ocho años y Álvaro de doce años.

   El día de Navidad, Laura estaba junto a la ventana mirando las casas, todas estaban si adornos navideños y... en ese isntante su madre entró por la puerta y le dijo:

   -Laura, lla es muy tarde, anda vete a la cama, que si no vas a espantar a Papá Noel.

     -Si, mamá, no quiero espantar a Papá Noel.

    Al día siguiente Laura y Álvaro fueron corriendo a ver sus regalos. Buscaron por todos lados y no encontraron nada, los dos se quedaron muy disgustados y tristes por no tener sus regalos navideños. Cuando llegó la noche, Laura y Álvaro se iban a la cama y, cuando lla estaban medio dormidos, un hombre muy alto y grande entró por la ventana de su habitación...
   -¡Es Papa Noel!.-grita Laura
   -Ehh...Laura, ¿por que gritas?.-pregunta Álvaro cansado.¡Ahí va! es Papa Noel.
   -Venid con migo.-Les dice
Papa Noel.

   -¿A donde nos llevas?.-le
pregunta Laura. -Ahora lo vereis, subir al trineo

   -¡Vaya! Que bien se ve desde aqui el pueblo.-dice Laura
   -Es verdad. -Chicos, lla hemos llegado, bajar. Los dos niños pasaron por una puerta enorme, que daba paso a la imponente fábrica de regalos de Papa Noel. Los dos niños asombrados preguntaron:
 

   -¿Por que nos has llevado hasta aquí?

   -Venir hos voy a enseñar halgo que va a aclarar todas vuestras dudas.- les responde.
   Los dos niños iban detrás
de Papá Noel que se dirijía hacia una mesa donde estaba un pequeño duende guardando unos papeles en un cajón.
   -¿Me puedes dejar las listas de los que creen y no creen por favor? .-le pregunta Papa Noel.
   -Sí, jefe.

   -Tomar, mirar las listas.  

    -¿Que? Somos los únicos que creemos en la magia de la Navidad.

   -Me temo que sí jovencita. 

   -Por eso no habían adornos en las casas.-dice Laura.
   -Pero...¿por que no nos trajiste regalos?.-pregunta Álvaro.

   -Porque mi fábrica funciona con la ilusión de los niños y si los niños no creen en la Navidad mi fábrica no funciona. Chicos tenéis que salvar la Navidad por mi, yo estoy muy débil.
   -Si, lo haremos.-exclama Laura.

 

AUTORAS:

Malena Ruiz García Casarrubios

Silvia González Alberca

CAPITULO II

    Entonces Papá Noel llevó a los niños a su casa.

   Papá Noel les dijo:

   -Confío en vosotros porque yo estoy muy débil.

   -Vale, exclamó Laura yo te ayudaré.

   -¿Tu qué dices Álvaro?

   -¡Pues claro! Respondió Álvaro

   -Y entonces ¿Ya somos un equipo? Preguntó Laura.

   Los niños fueron a la fábrica a ver en que podían ayudar.

    Estuvieron un buen rato observando la máquina de hacer juguetes.

   Era muy raro porque había un  duende encargado de preparar  los juguetes.    

   Laura le preguntó a Álvaro:

   -¿Por qué no jugamos a que somos detectives para averiguar por qué

los niños no creen en la Navidad?

   -¡Vale! Exclamo Álvaro.

   Entonces los niños estuvieron interrogando a todos los duendes pero todos eran buenos ninguno

destacaba del otro.

   -¡Ya lo tengo! exclamó Laura ha sido el duende que le asesora a Papá Noel .

   -¿Estás segura de lo que dices? le dijo Álvaro .

    -Sí, estoy segura . 

  Entonces Laura tan segura interrogó a aquel duende pero no era él.

        Y Laura siguió acusando a aquel duende hasta que el pobre empezó a llorar.

   -¿Tú crees que ha sido él? dijo Álvaro

   -¡Que si estoy segura!

   Al final Laura dijo que vale.

 Estuvieron interrogando a todos pero al final encontraron al culpable.

 Era un duende un poco raro en verdad muy muy raro .

   Laura le estuvo haciendo más preguntas pero en algunas preguntas  pensaba  mucho

  AUTORA: Isabel  Simón Moragón.

CAPITULO III 

Entonces Laura y Álvaro fueron a investigar a los niños del

pueblo y empezaron a hacer preguntas pero, ¿por qué no creéis

en la Navidad? Y ninguno le respondió cuando de repente se le

acercó una niña y les dijo:

-Es que hay un duende que nos ha dicho que la Navidad es mentira y que papa Noel no existe

 -¡Pero que dices exclamó Laura !

 Eso es mentira porque nosotros hemos visto a papa Noel, entonces Laura y Alvaro empezaron a buscar al pequeño hasta que lo atraparon.

 Autor: Antonio Montoya Vargas

CAPITULO IV

Cuando cogieron al pequeño duende, le preguntaron:

-¿Por qué quieres estropear la Navidad a los niños, si ellos no te han hecho nada a ti? ¿Y quitarles la ilusión?

Y él les respondió:

-Porque los niños se ríen de mi al ser pequeño, tener las orejas puntiagudas y tener un acento muy extraño. Entonces me sentía tan mal que pensé en la manera de poder hacerle daño a todos los niños del mundo. 

Así que se me ocurrió, al estar al lado de Papá Noel,  intentar que los niños no creyeran en la Navidad en estas fechas tan especiales donde se reúnen todas las familias, el día de Noche Buena, a esperar a los regalos de Papá Noel.

Entonces Laura y Álvaro fueron a comentárselo a Papá Noel a ver si podía hacer algo para solucionar el problema.

Autora:Andrea Molina Ortega

CAPITULO V

Entonces Papá Noel Laura y Álvaro fueron a buscar al duende y les pregunta al duende:

   -¿Por que les dices a los niños que no crean en la Navidad ?

   Y respondió el duende:

   -¡Qué yo no he sido!

   Y Papá Noel fue a investigar con Laura y Álvaro al pueblo. 

AUTOR:David Viorel Termure

CAPÍTULO VI

Al ver que no había nada raro en el Pueblo.

Álvaro le dijo a Papa Noel.

 -Vete Laura y yo nos quedaremos a qui por si pasa algo y dijo Papa Noel:

-No sé si dejaros solos porque luego yo me llevo toda la culpa.

 Y dijo Álvaro:

-Venga porfi déjanos  solos y dijo Papa Noel:

-Venga, vale pero si os pasa algo me llamais

-Venga vale exclamó Laura

Y Papa Noel cuando iba para su hogar pasó una cosa muy rápida y Papa Noel fue y la persiguió hasta no parar.Pero era otro duende malo.Y Papa Noel fué.....

Autor:Jesús Montoya Fernandez.

CAPÍTULO VII

Papá Noel lo persiguió pero cada vez se alejaba más,y Álvaro y Laura persiguieron al duende Risotas,Papá Noel dijo:

-Tengo que descubrirlo como me lamo Santa Claus o conocido como Papá Noel. Porque si no los niños no creen en mi,Papá Noel se disfrazó de duende malo.

Se compró dientes,ropa verde,un gorro verde de pico alto y cambió la voz. Y Papá Noel le descubrió y era nada más ni nada menos su hermano Y Papá Noel le dijo:

-¿Por qué lo has hecho hermano?

Y su hermano respondió:

-Hermano no tenía dinero y tuve que meterme a duende malo

AUTOR:Ramiro Montoya Maya

  CAPÍTULO VIII

El duende malo tenía dos hermanos más, Jesús y Marta. Una noche en su sueño era bueno. Al día siguiente habló con sus hermanos, porque el quería ser bueno . Y le dijo:

   -Vamos a pasar la navidad y a poner el árbol. Nos lo pasaremos muy bien los tres juntos adornando el árbol uno pone las estrellas otro los cintas y otra los regalos y también le ponemos leche y galletas en un plato a Papá Noel pasaron lanoche juntos comieron, bebieron y tocaron la zambomba

AUTOR: Jesús Alberca Leal

CAPÍTULO IX

Álvaro y Laura persiguieron al duende Risotas pero pero nolo cogían, cuando paso la noche Álvaro y Laura siguieron alduende Risotas sin que les viera, pasó a una casa y lo vieronrobando juguetes debajo de los árboles de navidad y luego losmetió al saco que le robo a Papa Noel y también le robo sutrineo. Cuando llegó a su casa del polo norte ,Álvaro y Laurallamaron a la puerta, el duende Risotas les abrió y Laura le dijo:

   -Duende Risotas te hemos visto robando juguetes en las casas,¿por qué lo haces? El duende Risotas contestó:

   -Lo hago porque Papa Noel no me hace caso y por eso les quitó a los niños los regalos ¿me podéis ayudar?.

   Lo sabremos en el siguiente capitulo.

   Autora:Isabel Olmedo Vela

CAPÍTULO X

-No.- Contestó Laura y Álvaro-, e intentaron otra vez coger al

  duende Risotas. Pero el duende Risotas les cerró la puerta en

la cara y Laura y Álvaro se enfadaron y tuvieron otro plan. El

plan era que, cuando le vieran otra vez, lo agarrarían y lo iban

a interrogar . Cuando lo interrogaron, no pudieron porque se

escapó.

 Autora: Conchita Pubill Montoya.

CAPÍTULO XI

Cuando los dos duendes   terminaron la fiesta se   pusieron a hablar de lo bonita que es la navidad y  acordaron ir a pedir perdón  a Papa Noel y a  que les dejara trabajar en la fábrica de juguetes.

   También querían colaborar con Álvaro y Laura en decorar todo el pueblo y transmitir el espíritu de la navidad entre toda la gente.

    AUTOR: Carlos González    Fernández.

CAPÍTULO XII

Pero habían mentido, y cuando Álvaro y Laura se dieron la vuelta los dos duendes escaparon.

Álvaro y Laura corrían tras ellos, Álvaro dijo:

-¿ Por qué hacéis esto ?

-Porque queremos que los niños sean nuestros esclavos con esta máquina hipnotizadora.

-No lo permitiremos,exclamó Laura.

    -¿ Dónde va ?

    -¡ Al centro de la ciudad !

    -¿ Y para qué ?

    -Para hipnotizar a los niños.

El duende consiguió llegar al centro de la ciudad !

    ¡ Oh no ! ¡ Ha  llegado al centro de la ciudad ! ¿Qué va a pasar ahora?- Exclamaron Laura y Álvaro.

    Continuará ...

Autor:Jesús Manzanares

CAPÍTULO XIII

Y el duende los hipnotizó y Papa Noel se fue a buscar al duende. Al final Papa Noel encontró a Laura y a Álvaro y papa Noel vio a los niños hipnotizados y silbó y se le quitó la hipnosis. El  duende salió corriendo y Papá Noel no lo encontró

AUTOR: Jesús Ángel Fernández Heredia

CAPÍTULO XIV

Laura y Álvaro vieron que el duende se iba hacia una esquina lo siguieron hasta que lo perdieron  de vista. Al cabo de un tiempo volvieron a encontrar sus huellas, las siguieron y llegaron a una  cueva y oyeron una conversación. Estaban Risotas y el presidente del consejo de duendes malos. Hablaban de que casi habían conseguido suobjetivo.   

Laura y Álvaro  llamaron a Papá Noel y le contaron  lo que habían oído, Papá Noel les  dijo que se reunieran en el centro de la ciudad, cuando llegaron se encontraron  a los tres Reyes magos, les contaron todo desde el principio y ellos les dijeron :-Ya sabemos qué hacer.

AUTORA: Ángela Campos González 

CAPÍTULO XV  

 

Melchor el líder de los Reyes Magos, señaló a una bolsa que tenia Gaspar y dijo :

-Usaremos esa bolsa para paralizar durante un momento a los duendes malos.

Baltasar preguntó:

-¿Pero no afectará a los niños o duendes buenos?

Gaspar contestó:

-No porque son polvos especiales. Entonces ¿a qué esperamos? afirmaron Laura, Álvaro y Papá Noel. Papá cogió los polvos y los extendió por el pueblo, todos los duendes malos quedaron paralizados y ¡lo mejor!...la máquina de hipnosis se convirtió en un árbol de navidad y todos avistaron a un duende que no estaba paralizado.Era Rufus el hermano de papá Noel y le dijo a papá Noel:

-Estoy con vosotros confiad en mi.

Papa Noel no daba  crédito. Melchor, Gaspar y Baltasar dijeron:

-Solo falta devolver a los niños la esperanza navideña.

Pero había un problema ¡los duendes se volvían a mover! 

AUTOR:CARLOS RUIZ GARCIA CASARRUBIOS

CAPÍTULO XVI

    Papa Noel dijo a su hermano:

-Confío en ti Rufus contestó:

-Como tengo el traje de duende malo me meteré en el congreso de  duendes malos y pondré una excusa.

    Pero no fue tan difícil pusieron mil pegas hasta dejarlos pasar y lograron pasar gracias a Rufus que dijo :   

-Son esclavos para convertirse  en duendes malos. Mientras los reyes irían echando polvos de casa en casa, pero había un problema que había dos duendes en cada  casa ¿cómo despistarán a los duendes ? Lo sabremos en el próximo capítulo

Autor :Ismael Fernández  Fernández

CAPÍTULO XVII

     Mientras que Rufus entretenía a los duendes que vigilaban, Álvaro , Laura y Papa  Noel cogieron la capa de invisibilidad que les habían dado los Reyes Magos y se adentraron en el congreso de duendes malvados .        

     Vieron a los duendes, que estaban planeando no solo quitar la ilusión al pequeño pueblo de Laura  y Álvaro sino quitar la ilusión a los niños y adultos de todo el mundo, pero antes de que pulsaran el botón de la máquina destruyenavidades.  Álvaro, Laura y Papa Noel con varias cuerdas  ataron a los duendes, llamaron a la patrulla de duendes navidescos que los metieron en la cárcel y por  último destruyeron la máquina destruyenavidades . Así que todo el mundo volvió a creer en la navidad.

Mientras tanto Álvaro y  Laura recibieron un trofeo por salvar la navidad. 

    Autora: Silvia Gonzalez   Alberca