En la caseta de mi casa vivía un perrito con sus abuelos.El perrito se llamaba Kiko, su pelo color blanco y rizado, su abuelo se llamaba Edi y su pelo era gris porque ya tenía muchos años, su abuela se llamaba Luna y era igual que Edi.          

   Eran una gran familia, una familia que se quería mucho.

   Un día de invierno, cerca de Navidad, Kiko estaba jugando en la nieve cuando de repente pasó por delante de él una mariposa de color azul, Kiko la siguió y.. poco a poco se fue dando cuenta de que ya no estaba en su casa y se asustó mucho. Sus abuelos estaban durmiendo y no se dieron cuenta de que Kiko no estaba.

   Kiko fue andando frente a la ventisca que se había desatado, no sabía a donde ir, estaba confuso y helado de frío. Kiko vio al otro lado de la calle un jardín con una cápsula para protegerlo y vio a un perro más o menos de su edad y le pidió:

   -¿Puedo refugiarme en to casa por favor?

   -Claro-respondió el perro mientras saltaba y le daba a la manivela para abrir la puerta.

   Una vez que Kiko estaba dentro le preguntó al otro perro:

   -¿Como te llamas?

   -Pipo ¿Y tu?

   -Yo, Kiko.

   Los dos perros se pusieron ha hablar y se hicieron muy amigos. Mientras estaban jugando una voz que venía de dentro decía:

      -Pipo, venga pasa dentro que te vas a congelar ahí fuera.

   Pipo pasó dentro con cara triste y Kiko se escondió en una caja y allí se quedó dormido.

   Mientras tanto, sus abuelos se habían despertado y estaban buscando Kiko.

   -Luna, creo que he encontrado algo.-dijo Edi

   -¿Qué has encontrado?

   -Las huellas de Kiko

   -Si, son sus huellas .

   Y así los dos siguieron sus huellas. Los dos ancianos estaban cansados y sin fuerzas para seguir hasta que llegaron a una casa con una placa que decía:

 

            "PROPIEDAD DE ISABELA PÉREZ"

 

   Luna gritó:

   Kiko,Kiko ¿donde estas?

   Kiko, dentro de la caja se despertó al oir los gritos de su abuela.

   -¡Abuela! Me has encontrado, gracias.-exclamó

   Kiko lleno de alegría. Esa familia se fue a su casa y no se separaron nunca jamás. Aquella pareja si que era una familia inseparable.

 

                                      Fin.

       Autora: Malena Ruiz García Casarubios.