Erase una vez en un pueblo muy pequeño siempre había felicidad, pero había dos niños que vivían solos, se llamaban Juan y Paula. Paula tenía 8años y Juan 5años.

Vivían en una casa abandonada, se alimentaban de lo que les daba la gente. Un día antes de Navidad toda las familias ponían los árboles de Navidad, las luces y los demás adornos. Ellos al ver todas las casas con luces en los tejados, cantando villancicos, se pusieron muy tristes. Había una pareja muy joven que no tenían hijos. La pareja se llamaba Luis e Irene.

Al ver a los niños solos les preguntaron:

-¿Dónde estan vuestros padres?

-No tenemos padres, nuestros padres se han muerto.

Irene y Luis le dijeron

-¿Quéreis veniros a nuestra casa a vivir?

Juan y Paula dijeron:

Si queremos, y también queremos celebrar la Navidad.

La familia se fue a la casa y Luis e Irene les dijeron a Juan y a Paula:

-¿Quéreis ser nuestros hijos y quedaros a vivir con nosotros?

-Si, respondieron Juan y Paula.

Toda la familia muy contenta pusieron el árbol de Navidad, las luces y los demás adornos. Al día siguiente se despertaron y debajo del árbol de Navidad había muchos regalos con todos los nombres de la familia.Todos se quedaron muy felices y contentos, y colorin colorado esta magnífica Navidad ha acabado.

FIN

Autora:Isabel Olmedo Vela