Érase una vez, en una pequeña ciudad vivía una pareja joven, que se querían mucho. Aquella pareja vivía a las afueras de la ciudad, en un bosque.

La mujer se llamaba María y el hombre se llamaba Luis. Luis y María eran pobres.

Lo único que les salvaba de no poder comer era el empleo de Luis, trabajaba en una fábrica, pero de barrendero, por eso solo le daban unas monedas.

Pero a ellos no le importaba, porque cuando estaban juntos eran capaces de superar cualquier pobreza.

Un día llamó una persona al teléfono viejo que tenían, María contestó, y era su padre.

Cuando acabó la llamada, Luis le pregunto a María:

-¿Quien era, y...que quería?

María, con cara de tristeza le contestó:

-Era mi padre y quería decirme que... nosmudamos a otra  ciudad.

Luis exclamó.

-Pero, ¡Que!

Y María se lo esplicó:

-Lo siento, mi padre quiere mudarse a otra ciudad con menos    pobreza, yo insistí en que no quería, pero el me a obligado.

El día de la partida de María y su padre fue el más sombrío de todos.

Depués de que la amada pareja se separara. María y Luis no tenían ganas de nada, Luis no quería ir a trabajar, no comían ni bebían y se pasaban las noches pensando el uno al otro. Un día que María no podía aguantar estar lejos de Luis, metió la poca ropa que tenía en la maleta y se escapó dejan dole una nota a su padre que decía:

-Papá, no puedo soportar estar lejos de Luis, por eso he  decidido marcharme para estar con él. Te quiero.  María

Cuando era de noche, Luis estaba entre los árboles del bosque y vió una sombra que se acercaba, y entonces reconoció a María y fue corriendo hacia ella, los dos se dieron un abrazo y prometieron no volver a separarse jamás.

El padre de María se sintió orgulloso al leer la nota que María le había escrito.

En unas semanas Luies yMaría se casaron y vivieron muy felices.

Y colorín, colorado este cuento se ha acabado.

Autora: Malena Ruiz García-Casarrubios.