Estaba a punto de llegar el 24 de diciembre y el día de navidad y los niños todavía no habían resuelto todos los misterios.

Raquel, María y Rosario cuando llegaron a sus casas del colegio vieron que Alfi y su amigo estaban en el Tuenti pidiendo ayuda :

  • Por favor amigos la magia de Papá Noel está perdida: los renos no vuelan, la fábrica no funciona, los elfos se han vuelto locos, Papá Noel se ha atascado por la chimenea… ¡SOCORRO, SOCORRO! .

Raquel y María rápidamente llamaron a todos sus amigos y quedaron en casa de Arturo que encendió el ordenador y habló con Alfi :

  • No te preocupes ALFI. Iremos todos a la sierra y diremos las palabras mágicas de Papá Noel: HO, HO, HO.

Los niños fueron corriendo a la sierra y allí gritaron bien fuerte: HO, HO, HO, HO, HO, HO. El que más fuerte gritaba era Samir y con su voz traspasó el cielo y llegó hasta el Polo Norte. En ese momento los renos de Papá Noel aparecieron en el cielo y todos los niños subieron al Trineo de Papá Noel .

Pero Feli, la profesora de los niños los había visto y quería volar con ellos.

Alfi dijo :

  • Lo siento señorita solo pueden viajar al Polo Norte los niños elegidos .

Fueron a ver a Papá Noel que aún estaba recuperándose y estaba negro de hollín y les dijo:

  • Otro niño más que cree en la Navidad. Muchas gracias.

CONTINUARÁ...

Autora: María Rivas Cruz