Al día siguiente fueron los chicos y chicas para ver que misterio les daba Alfi.

Alfi les dijo que este el octavo misterio y es encontrar y reparar los regalos, de Navidad.

Ellos dijeron que estaban dispuestos, a encontrarlos y repararlos. Alfi les dijo que puede que estén el Polo Norte o Polo Sur o también en aldea de Santaclaus. Se pusieron manos a la obra, fueron al Polo Norte estuvieron buscándolos pero no veían nada de nada. Luego fueron al Polo Sur pero tampoco estaban allí, entonces los chicos dijeron:

-Si no está en estos dos sitios, está en la Aldea de Santaclaus.

Se fueron corriendo a la Aldea y de repente ven todos los regalos y dice Rosario:

-Venga ya que están ahí los regalos ¡¡¡a correeeeer!!!

Isabel los vio y era verdad que estaban ahí y dijo:

-Vamos a revisarlos porque creo que tendremos que cambiar alguna pieza o cosita.

Una vez, que los vieron llamaron a Alfi y dijeron:

-Necesitamos piezas para poder arreglar los regalos de Papá Noel y poder llevarlos.

Alfi dijo.

-Enseguida os mando todas las piezas que necesitáis vale, en un plis, plas.

Y en un plis, plas llegaron las piezas y los arreglaron.

Se fueron a buscar los renos, los vieron los llevaron al trineo y se fueron, para la fabrica de Alfi.

Llegaron vieron a Alfi y dijo:

-Chicos y Chicas estoy muy contento de que los hayáis encontrado, gracias a vosotros otro niño ha creído en la navidad. Espero que todos lo niños lleguen a creer en la Navidad.

Autora: Isabel Leo Molero